TINTADAS II

Metí el dedo en mi globo de chicle y salió un árbol.

Era marrón como el jengibre y con patas de gallo que habían cantado ya muchos amaneceres.

Era raro, nunca había visto un junco marrón pero bueno, hoy en día las bombas existen y nadie se extraña.

La caja de pandora ahora era la goma de mascar, que dice que allá donde estemos, debemos mecernos con el viento.

Que las ciudades, a veces parecen más bonitas cuando te vas a ir de ellas, que a las decisiones las puede vencer el azar y que, si algo arde, nuestras manos han de ser las cerillas.

TINTADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.